OSTERNATUR Terapias Naturales integrativas

Nos preocupamos de tu salud, de una manera personalizada y profesional


2 comentarios

RESFRIADOS Y PROBIÓTICOS

   PARA LOS RESFRIADOS Y LA GRIPE ¡PROBIOTICOS¡¡

Según un equipo de investigación, del Departamento de Investigación y Desarrollo de Danisco en EEUU, dirigido por Gregory Leyer, publicado en Pediatrics, la ingesta diara en invierno de suplementos que contengan conjuntamente dos probióticos, El Lactobacillus acidophilus y el Bifidobacterium lactis, reduce en caso de resfriado o de gripe, la incidencia de fiebre en un 73%, de rinorrea o secreción nasal en un 59% y de tos en un 62%.
Otro trabajo de similares características fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Tongji en Sanghái, la Universidad de Sprim en Texas, en el que después de seguir a 326 niños de entre 3 y 5 años se vio que se reducía la fiebre en un 53%, la secreción nasal en un 28% y la tos en un 41%

Antes de tomar cualquier producto aunque sea “natural” consulte a un profesional de la salud cualificado
Esta información, no suple a ningún tratamiento médico


Deja un comentario

LAS VITAMINAS Y OMEGA 3 PROTECTORES

LAS VITAMINAS Y LOS OMEGA 3, PROTEGEN DEL ALZHEIMER

Así, lo acaba de revelar un nuevo trabajo publicado en NEUROLOGY, órgano de la Academia Americana de Neurología, tras analizar a 104 personas con una edad media de 87 años y pocos factores de riesgo de padecer problemas cognitivos tras hacérseles análisis de sangre, test de memoria y habilidades cognitivas y resonancias magnéticas. Una alimentación rica en vitaminas y ácidos grasos omega 3, reduce el riesgo de sufrir Alzheimer. En cambio ingerir grasas trasn, reduce el volumen cerebral y hace perder memoria, según consta en el mencionado informe. Las grasas trasns, se forman en el proceso de hidrogenación de las grasas, al solidificarlas para poder agregarlas a diferentes alimentos. Se encuentran principalmente en la margarina, la bollería y pastelería industrial, los fritos y de forma natural, en pequeñas cantidades en la grasa corporal de los rumiantes y en la leche. Y se sabe que aumentan la concentración de lipoproteínas de baja densidad (LDL), disminuyendo las de alta densidad (HDL) e interfiriendo en la síntesis de Omega 3 y en el equilibrio de las prostaglandinas, aumentando el riesgo de sufrir sobrepeso, obesidad, problemas cardiovasculares y hepáticos, etc. Ya en 1994, expertos de la Universidad de Harvard, habían constatado que quienes consumen de forma habitual grasas parcialmente hidrogenadas y por lo tanto ricas en acidos grasos Trans, tenían casi el doble de posibilidades de sufrir un infarto, que las que no las consumen. Y más recientemente el profesor Darius Monzffarian, epidemiólogo de la mencionada universidad, revelaba, en un artículo publicado en The new Englando Journal of Medicine, que incluso la ingesta de apenas un 2% de grasas trans al día, incrementaba de forma considerable el riesgo de cardiopatías. Así mismo, se ha comprobado que aumentan la concentración en sangra de la proteína C reactiva, indicadora de inflamación y disfunción celular en el organismo.

                                 No tome ningún suplemento, sin la recomendación de un profesional de la salud cualificado